Q.U.E.E.N. Janelle Monáe feat. Erykah Badu. 

Erykah Badu se sienta en el sofá de la Red Bull Music Academy 2011 en Madrid y comienza a repasar con calma su vida en la música. “Soy hija del funk”, le dice al entrevistador, mientras parece devolverse de cuerpo entero a sus comienzos en el arte, su pasión por la música notoria y evidente cuando cuenta la historia de “On And On”, de su primer álbum “Baduizm”, y procede a poner la canción que la hizo famosa.

Cuenta cómo en Dallas se produjo una explosión muy interesante de artistas de R&B y de soul que venían de oir las mismas cosas y de sentir los mismos terremotos culturales producidos por la era del soul y del funk de los Ohio Players y los atisbos de jazz de A Tribe Called Quest. Cuenta cómo creó el “Mama’s Gun” de 2000 mientras amamantaba a su primer hijo, cómo conoció y por qué ama a The Roots, qué tan importante es D’Angelo en su carrera, y cómo pasó de servir tintos en una cafetería en Texas a convertirse en la artista más importante que salió del festival South By Southwest en la década del noventa.

Pausada, su voz es un ronroneo y sus palabras son meditadas en la medida en que echa hacia atrás por ejercicio propio y cuenta cómo salió del mismo bachillerato donde estudiaron Edie Brickell y Norah Jones, entre muchas otras cosas más.

Mis respetos y mi gran admiración, profunda admiración para la talentosísima Erykah Badu.