Tengo una terrible nostalgia por mi juventud en estos días. Supongo que es porque se acerca el 24 de agosto y hace veinte años ocurrió el huracán Andrew, un evento climático que cambió para siempre mi vida y mi manera de oir música. 

Son veinte años. Veinte años que pasaron volando. Y aún recuerdo la primera vez que oí esta canción en el apartamento en el que nos ubicó el gobierno, un modesto pero bonito lugar de un solo cuarto, muy pequeñito para una familia de cinco. Mi Padre, mi madre y mis hermanas dormían en el cuarto y yo dormía en un sleeping bag en la sala. Debo decir que a pesar de lo precario de nuestra condición, nunca olvidaré el agradecimiento de tener un techo y la felicidad que me hacía dormir tan “informalmente”, sobre el piso, como los ermitaños. 

Y recuerdo mucho mi primer walkman. Y por supuesto, las mañanas de domingo, invertidas en la perezosa sleeping bag, oyendo a Shadoe Stevens presentándome esta canción, que no pasó más allá del puesto 18 en Billboard, pero que curiosamente para mi siempre fue un número 1. En estos días Tobón me preguntaba que por qué me gustaba poner música rara - lo hizo cuando le dije que incluyéramos en nuestra programación. Le contesté que no todo lo que era número 1 era necesariamente lo mejor. Pero lo cierto es que yo siempre creí que esta canción había llegado al número 1. 

Al número 1 de mi corazón. Ahora con 37 años de edad, más que nunca recuerdo esta canción con un aprecio infinito. Amo la letra, y la amo aún más hoy en día porque su última frase concuerda con muchas de esos recuerdos que tengo de mi adolescencia. Recuerdos sin mucho registro histórico, sólo de pronto canciones como esta, que dice “We Don’t even have pictures/just memories to hold/that grow sweeter each season/as we slowly grow old.” 

  1. macloc reblogged this from themusicpimp
  2. mariantoniapd reblogged this from themusicpimp and added:
    por los calambritos que se sienten en la nostalgia, cuando el #1 de alguien, se convierte y reinventa en el #1 de los...
  3. themusicpimp posted this